Mejorar nuestra vida a través del masaje

Durante toda la larga Historia, se han desarrollado y practicado diversos tipos de masajes que han dado lugar incluso al nacimiento de diversas escuelas. Hoy en día podemos encontrar masajes relajantes, sedantes, con piedras, aromáticos, térmicos, tonificantes, de esencias, entre otros.

El masaje es la primera práctica que se utiliza de manera intuitiva para atender un malestar que tengamos en nuestro cuerpo, ya que la fricción suele ayudar a aliviar el dolor y las tensiones musculares.

EL CANSANCIO DE LA ACTIVIDAD DIARIA, O LOS EFECTOS DEL ESTRÉS HAN HECHO NECESARIO QUE CADA VEZ MÁS PERSONAS CONOZCAN TÉCNICAS DE APLICACIÓN DE MASAJE PARA PODER HACERLO DESDE LA COMODIDAD DE LA CASA.

 Preparar el ambiente

La persona receptora del masaje no solo recibirá relajación a partir del masaje en su cuerpo, sino de la atmósfera que envuelve el lugar. No es lo mismo recibir un masaje en el centro del pasillo de un centro comercial, en donde tendrá miradas curiosas que no le harán concentrarse en su proceso relajante, que recibirlo en la comodidad de su casa o en una habitación que tenga iluminación adecuada, música tranquila y un suave aroma.

En la medida de lo posible, reciba un masaje que tenga las últimas condiciones descritas, y añádela una buena temperatura, aceites y toallas.

Los movimientos del masaje

Existen diferentes movimientos empleados por el masajista para lograr la relajación de la persona. A continuación se describen algunos de estos movimientos:

  • Roce. El masajista coloca sus manos sobre los hombros o cualquier otra parte del cuerpo y hace pequeños movimientos circulares, pero sin llegar a desplazar las manos. Las manos se colocarán una encima de la otra para dar mayor fuerza al movimiento. Este se utiliza al inicio y al final de cada masaje.
  • Fricción. Es cuando las manos del masajista se deslizan por la piel suavemente o con un poco más de fuerza, como cuando las olas del mar llegan a la orilla. También puede hacer en forma de espiral. Se emplea para esparcir el aceite por el cuerpo.
  • Amasamiento. Es cuando el masajista toma con sus dos manos una zona de la piel como amasándola o pellizcándola, pero sin llegar a producir dolor. En el momento en que una mano suelta la piel la otra de manera inmediata la toma. Esta técnica sirve para estimar el sistema circulatorio.
  • Percusión. Consiste en la presión ejercida de manera repetida y rápida por el masajista con alguna parte de sus manos, bien sea el costado de la mano, las manos colocadas en forma ahuecada o con la mano cerrada en forma de puño. Sirve como estimulante más que relajante.

Orden el masaje

Para que un masaje surta el efecto positivo deseado, debe seguir el siguiente orden, dependiendo de la posición de la persona. Si está boca arriba: Brazo izquierdo y mano; brazo derecho y mano, abdomen, pecho, cuello, cara, parte delantera y lateral de la cabeza, pierna izquierda y pie y finalmente, pierna derecha y pie.

Si la persona está boca abajo: pierna derecha y pie, pierna izquierda y pie, glúteos, cintura, espalda, cuello y parte superior de la cabeza.

Recibiendo masajes de manera regular, usted sentirá cómo mejorará sus condiciones físicas y mentales.