Mejores rutinas y rituales matutinos

Hacer ejercicios por la mañana es totalmente beneficioso para ti, te hace sentir bien, es similar a encontrar un lugar con códigos de bono sin depósito, nada puede igualar ese sentimiento. Pero, la pregunta es ¿cuál es la mejor rutina para la mañana? Ya que nos acabamos de levantar, tenemos pocos fluidos y no hay que forzar mucho el cuerpo.

Tienes frente a ti una nueva jornada laboral y tampoco quieres llegar cansado al trabajo, para nada, lo que quieres es activarte y rendir más físicamente, como por ejemplo aumentar el flujo sanguíneo.

De esta forma, evitamos los trabajos de fuerza, nos olvidamos de las pesas y los trabajos de potencia, la idea en este caso es calentar el cuerpo para el resto de la faena.

Esto te tomará solo 30 minutos de tu día, así que no pongas excusas para hacer ejercicio, ya que no te quitará mucho tiempo y solo deberás planearte con anticipación para que tengas chances de todo.

Al respecto, la mejor opción y la que casi todos toman es la de salir a caminar, esto te ayudará tanto en tu salud mental como física. Antes no debes olvidar el calentamiento previo con elongaciones y movimientos anaeróbicos, para no atrofiar los músculos.

Puedes comenzar con estiramientos de las extremidades inferiores, piensa por pierna, pasando por los glúteos que utilizaremos para el arranca de la caminata y en dados casos, en el trote.

Los glúteos podemos trabajarlos con una repetición de sentadillas en 4 series de 15, seguidos de estiramientos. Estos estiramientos lo haremos de la siguiente forma: párate de forma recta, levanta tu pierna derecha de manera que esta esté flexionada, llégala lo más alto que puedas hasta tu pecho, dura 5 segundos y luego repite con tu otra pierna.

Esto lo puedes hacer con 10 repeticiones cada extremidad y ya estaremos casi listos para salir a correr. Por último, párate y llega tus brazos a tus pies sin flexionar sus piernas, así te mantendrás por 5 segundos, también lo puedes hacer con una mano a la vez.

Una vez nos dispongamos a caminar, lo haremos en un inicio con una velocidad moderada por unos 5 minutos hasta entrar en calor, lo que queremos es subir el flujo sanguíneo de a poco, que no se te ocurra la idea de hacerlo rápido desde el inicio.

Luego de estos 5 primeros minutos, podemos ir aumentando la velocidad de manera gradual hasta comenzar un trote suave sobre los 10 minutos (recuerda que hablamos de solo media hora por día y con el calentamiento llevamos aproximadamente 15).

Trota a un ritmo sostenido hasta llegar a 20 minutos y comienza a bajar de intensidad hasta alcanzar los 25. ¡Listo! La rutina fue cumplida con todo y ritual para comenzar nuestras mañanas de una manera sana.